¿Democratización o intimidación? Sobre el estado de la libertad de prensa en Ecuador

© Don Olito. Publicación y difusión en otros espacios solamente con la autorización del autor. Gracias. Ambato/Ecuador, el 23/09/2012.

 

 

Mientras que el presidente constitucional de Ecuador, Rafael Correa, ha puesto en marcha un proceso de “democratización de los medios de comunicación” en el marco de la Revolución Ciudadana, muchos medios y grupos de interés opuestos al oficialismo están hablando de una intimidación frente a periodistas incómodos para el gobierno. El ambiente de los medios de comunicación en el país andino está caracterizado por una tensa bipolaridad entre los periódicos fuertemente críticos, de los cuales casi todos pertenecen a empresas familiares tradicionalmente conservadoras, y los periódicos en manos del Estado como por ejemplo El Telégrafo.

Campañas de difamación de un “bloque” frente al otro sobre presuntas mentiras y falsedades figuran en el orden del día mediático en el Ecuador. Con el inicio de la campaña electoral para las elecciones presidenciales el 17 de febrero de 2013 parece que esta situación se está poniendo aún más tensa. La concesión de asilo al ciberactivista australiano y fundador de WikiLeaks Julian Assange ha abierto un debate controvertido a nivel nacional e internacional sobre la libertad de prensa en Ecuador.

¿En qué estado se encuentra actualmente la libertad de prensa en Ecuador? ¿Es legítimo el reproche de periodistas y medios de comunicación liberales de intimidación frente a éstos o solamente temen la pérdida su monopolio de difusión de información en el país que el presidente Correa está intenando de contener?

Campañas de descalificación y juicios caracterizan las relaciones entre Rafael Correa y los medios de comunicación más influyentes del país desde hace el principio de su mandato en el año 2007. El gobierno de Correa atribuye a los periódicos tradicionales con altas tiradas como El Comercio, El Universo y La Hora como también a diferentes medios audiovisuales, de ser parte de la oposición y de difundir informaciones falsas.[1] Los periódicos que Correa califica como “corruptos”, “siniestros” o “mediocres”, acusan al gobierno de Ecuador de practicar “vandalismo oficial” y de gobernar con “tumultos, piedras y palos”.[2]

El trasfondo del conflicto con la prensa está basado en el hecho de que antes de la asunción del mando de Correa, todos medios de comunicación estaban en manos de seis empresas familiares.[3]  Medios públicos o estatales existen, tras varias décadas de interrupción, recién desde 2007. Hasta ahora ocupan, sin embargo, solamente un pequeño porcentaje en los medios de comunicación. Estaciones de radio privadas, a los cuales Correa las califica como “mercantilistas”, representan a 85% de todas las cadenas del país mientras que programas estatales o sea “públicas” representan solamente el 13% de todas las estaciones.[4] Las cadenas de televisión en posesión privada ocupan 71% de las frecuencias y los programas de televisión pública aproximadamente 29%.[5]

La meta de un proyecto de ley de 2009 que hasta hoy en día no se ha ratificado, es la distribución paritaria de las frecuencias entre medios estatales, privados y comunitarios a un tercio respectivamente.[6] A pesar de que este proyecto de ley ya está planteado y discutido hace tres años, aún no ha se aprobado debido a un fragmento controvertido sobre el el estatus de los periodistas. Mientras que la izquierda y los defensores de Correa celebran la norma como democratización de los medios de comunicación, las fuerzas opositoras califican la ley planteada como autoritaria y temen por su hegemonía en el campo de los medios. Los críticos se basan principalmente en reportajes y artículos de los dos grandes periódicos El Comercio y El Universo y también en la revista semanal colombiana Semana.[7]

Como informaron la mayor agencia de información en el mundo hispano EFE y el periódico El Comercio, la periodista ecuatoriana Janet Hinostroza dejó temporalmente su trabajo en la cadena Teleamazonas hace pocos días por haber recibido llamadas telefónicas amenazándola por haber descubierto un escándalo de corrupción en cual estaba involucrada un banco estatal.[8] Mediante un decreto ley, el presidente Correa ha prohibido a sus ministros de dar entrevistas a medios “indecentes”.[9] Varias veces durante su mandato, el presidente llamó a la población ecuatoriana de boicotear los medios privados.[10]

El hasta ahora punto culminante dentro de la disputa entre las empresas privadas de comunicación y el jefe de Estado y Gobierno ha sido el pleito sobre un comentario que publicó el Universo el 6 de febrero 2011. [11] En esta columna, el periodista Emilio Palacio lo llamó al presidente legítimo y democráticamente elegido un “dictador” y le acusó de haber cometido crímenes contra los derechos humanos. [12] Palacio le responsabiliza a Rafael Correa de la muerte de diez personas, dentro de ellos policías, militares y civiles, en el marco de un motín policial y militar, que algunos clasifican como intento de golpe de Estado.[13] [14] En consecuencia, Correa entabló un pleito contra el periodista Palacio y el periódico El Universo reclamando en total 80 millones de dólares de indemnización por daños y perjuicios y tres años de arresto para el periodista. Después que la Corte Nacional de Justicia de Ecuador condenó a Emilio Palacio y los responsables redactores del periódico, el presidente “perdonó” varios meses después a los acusados por la fuerte presión interna e internacional. La sentencia hubiera significado la ruina financiera del periódico y de sus redactores.[15]

Otro pleito entre el presidente y dos periodistas investigativos se dió por la publación de un libro llamado “El Gran Hermano”, en el cual se publicaron presuntos negocios ilegales entre el gobierno y su hermano mayor, Fabricio Correa.[16] Tras una reclama de indemnización de 2 millones de dólares, el presidente Correa otra vez “perdonó” a los periodistas por las manifestaciones y la presión de organizaciones no-gubernamentales del exterior como Human Rights Watch y Reporteros Sin Fronteras.[17]

¿Cómo se puede explicar la actitud agresiva de Correa frente a los medios privados y con qué motivación ellos intentan de desacreditar al presidente usando insultos y a veces argumentos que carecen de seriedad y evidencia empírica?

Desde hace la entrada en funciones de Correa hace cinco años, el economista ha podido desarrollar y ampliar su poder, con la Asamblea Constituyente y la nueva Constitución del Estado. El conglomerado de partidos Alianza País posede desde 2007 con la ayuda de diferentes grupúsculos de izquierda la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, el órgano legislativo unicameral del Ecuador. Sin ningún viento en contra de la oposición parlamentaria, el mandatorio puede avanzar su proyecto socialista de la Revolución Ciudadana. Los opositores dentro del parlamento ecuatoriano están debilitados y escindidos, no existe un frente amplio en contra de Correa y Alianza País. La oposición no ha logrado de nominar un candidato común para las elecciones presidenciales que se realizarán en cinco meses al contrario de la oposición venezolana que designó a Capriles como único candidato frente a Chávez. Según diferentes encuentadoras, Correa podrá contar con 40 hasta 55% de los votos en la primera vuelta electoral, lo que podrá significar su reelección en la primera ronda. El segundo y el tercero clasificado solamente reune el 15 y respectivamente 8% de los votos, según la encuesta.[18] Sin embargo, el 20% de los interrogados todavía no saben por quién van a votar en el mes de febrero, así que el porcentaje de los indecisos permanece relativamente alto.

No obstante, desde el punto de vista actual, la reelección de Rafael Correa parece bastante probable, ya que no exista un candidato para la presidencia que tenga una perspectiva de ganar las elecciones presidenciales en el año 2013. Correa no tiene por qué temer resistencia parlamentaria, y resistencia extraparlamentaria como agitaciones sociales, manifestaciones masivas y bloqueos no parecen ser muy probables, tomando en consideración el porcentaje de aprobación constantemente encima de 50%. Correa sabe que los movimientos sociales, importantes actores políticos en los paises andinos, están todavía detrás de él.[19]

Debido a la debilidad de la oposición parlamentaria y extraparlamentaria, los medios privados masivos asumen el rol de la oposición en el país, en especial los periódicos conservadores El Universo y El Comercio, en similar medida también la influyente cadena de televsión Teleamazonas. Los medios privados intentan de ocupar el vació de oposición en Ecuador de forma ofensiva y intentan mediante métodos retóricamente agresivos y dudosos revelar las debilidades del gobierno de Correa.

Además tiene lugar una lucha por el poder y la hegemonía en el campo de los medios de comunicación, como se puede ver en los proyectos de ley que afectarán los medios privados. Los periódicos privados, que hasta hoy en día tienen las tiradas más altas y son las más influyentes en Ecuador, se esfuerzan por defender su monopolio de información que han tenido hasta hace pocos años con todo lo posible. Para Correa, los medios escritos y audiovisuales privados representan el brazo derecho de la oligarquía y de la partidocracia que actualmente son la única oposición fuerte de tendencia liberal y conservadora que estorban a su proyecto político.

Diferentes llamadas anónimas de amenazas a periodistas y los juicios políticamente motivados frente a opositores en Ecuador demuestran que la libertad de prensa en el país andino está restringida en cierto grado. La organización no-gubernamental “Reporteros Sin Fronteras” alista Ecuador en el rango 104 de 179 estados en el actual índice de la libertad de prensa con tendencia negativa.[20] El “proceso de democratización de la prensa” que intenta cambiar la situación problemática de la ausencia de medios no-privados se debe de valorar de forma ambigua y crítica. Mientras que de un lado se promueve legítimamente la pluralidad de los medios de comunicación, dicho proceso conlleva también rasgos autoritarios en forma de ataques jurídicas contra periodistas opositores.


[4] Supertel.gob.ec, http://www.supertel.gob.ec/pdf/estadisticas/evoluacion_radiotv_2012.pdf., 20.09.2012. Los restantes 1-2% pertenecen a estaciones comunitarias.

[5] Ebd.

[6] Reporters Without Borders, http://en.rsf.org/report-ecuador,175.html, 20.09.2012.

[14] Sobre el debate si los acontecimientos del 30 de septiembre 2010 se califican como motín policial o golpe de Estado vea Ospina, Pablo (2011): Ecuador: ¿intento de golpe o motín policial?, in: Revista Nueva Sociedad N° 231, verfügbar unter: http://www.nuso.org/upload/articulos/3750_1.pdf, 22.09.2012

[17] The Economist, http://www.economist.com/node/21548959, 22.09.2012

[19] Según la encuestadora “Perfiles de Opinión”, el 55% de la población ecuatoriana califica como “buena” la gestión de Correa, el 26% la califica como “muy buena”. Telam, http://www.telam.com.ar/nota/37763/, 22.09.2012

[20] Reporters Without Borders, http://en.rsf.org/press-freedom-index-2011-2012,1043.html, 22.09.2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s